Historia del Surf en Pipa

De la villa de pescadores a la referencia de surf en el Nordeste

El surf es fuerte, es mágico y transformador. Es una especie de entidad sobrenatural. Con su estilo corajudo y dinámico modifica como por arte de magia a la gente que lo practica. Imagina entonces, todo lo que puede hacer tamaña energia cuando ella consigue concentrar a gente de diferentes culturas en un lugar paradisíaco…

Para responder esta y otras preguntas el www.pipa.com.br entrevistó a los surfistas veteranos Caio Pereira y Lucrecio de Araújo, ambos de Natal. Ellos conocieron a este pico a fines de la década del 70, cuando Pipa era apenas una aldea de pescadores con casas de barro.

“El movimiento del surf en Pipa comenzó en el 75 a través de la familia Simonete” los primeros que vinieron a veranear a Pipa, cuenta Lucrécio, que él comenzó a frecuentar Pipa en el 78 y no perdió este hábito hasta hoy. Él recuerda cuando Ronaldo Barreto (hoy un gran “shapper” y propietario de Radical, considerada una de las mejores tablas de surf del nordeste), era un simple surfista que estaba de novio con Simone, del clan Simonete. Cuando ellos llegaron a Pipa, se encontraron delante de un paraiso aún virgen, un mar con olas de hasta 8 pies y también con una formación perfecta debido al fondo de piedra. Motivos suficientes para que los surfistas comenzaran a frecuentar la aldea trayendo a sus amigos. Un grupo de 10 a 15 surfistas – entre los cuales estaban Luruca y Felipe Dantas, vice campeón brasilero en el 89.

Curtir la naturaleza y un mar virgen descubriendo picos como Lajão, Sororoca y Abacateiro fue lo mejor que les podia suceder a estos natalenses, pernambucanos, paulistas, cariocas que tenían sed de aventura. ” En aquellos tiempos no había mucho confort… para bañarse, se hacia con cuencos…pero el pueblo de aqui siempre fue muy liberal y nosotros siempre fuimos muy bien recibidos. Nos quedabamos en las terrazas de las casas de veraneo y muchas veces los dueños liberaban la llave para poder dormir dentro de ellas” recuerda Lucrecio.

Toda esta hospitalidad, la vista alucinante del lugar aún virgen y el descubrimiento del pico de Lajinha (proporciona la mejor ola de la región con posibilidad de tubos) contribuyeron para considerar a Pipa como el mejor pico de surf del litoral potiguar. Por lo menos esta es la opinión de Caio.

Él vino a Pipa en el 78 y ahora ya vive aqui. Gracias al surf practicado aqui, fué que él viajó a los mejores puntos de olas del Pacífico con su proyecto “Ola Panamericana”. Según él, lo que hace que Pipa sea tan alucinante, es la experiencia de dropear olas en cantos de piedras. Según su opinión, aquel que domine las olas aqui – principalmente las de Lajão – “ya adquiere seguridad para surfear todo tipo de olas en cualquier lugar del mundo”. 

Que lo digan los profesionales cariocas Rico de Souza (uno de los surfistas brasileros que más ha viajado a Hawai), Otávio e Mauro Pacheco (Campeón Brasilero en el 82) y el pernambucano Carlos Burle (Campeón Mundial de Olas grandes). Antes de brillar en otras playas ellos tuvieron que remar – y mucho! – en nuestros mares.

GUSTADO? ¡ENVIE PARA ALGUIEN!.

Vea También!

Restaurante Kuarahi

Cocina brasileña e internacional en restaurante rústico-chic

Mastercard aceptadoVisa aceptadaAire condicionadoInternetPiscina

Tibau do Sul

Balcón de la reunión entre la laguna y el mar

Kayak

Remando con los delfines y ver el atardecer