Antônio Pequeno

El gran poeta de Pipa

Desde hace cierto tiempo, estamos recogiendo los más diversos subsidios que puedan representar la Memória Cultural de Praia da Pipa. En estos momentos, oimos comentários sobre leyendas, como la de “Morro dos Amores”, la de “Pedra do Moleque”, la de “Cavalo de Ouro”; historias de trancoso, de pescador, de lobison, de minas encantadas, desencantadas o “vaciadas” , como la “Mina do Pé de Trapiá”, la más famosa y temible de todas las minas, por estar maldecida; encontramos informaciones sobre los más diversos aspectos de la vida cultural pipense y en algunos documentos, fechados el siglo pasado, percibimos que ya existían personas con excelente caligrafia en Praia da Pipa y mujeres “letradas”, como Moça de Pedro y Joana de Luiza, lectora de la obra “La Historia de Carlo Magno y de los “Doce Pares de Francia”.

La poesia, como representación del alma del pueblo, floreció a fines del siglo pasado o al inicio de este siglo, con varios poetas, principalmente Antonio de Moça de Pedro con sus “Loas” de “Bois de Reis”, como “El Nacimiento de Aurora” y “Yo Vi”. Junto a las leyendas, en la década del 20, aparecen los primeros versos del poeta Antonio José Marinho, el famoso Antonio Pequeno, que ejerció cargos de Delegado Escolar a Sub-Delegado de la Policia en el Distrito Policial de la Praia da Pipa. En la década de los 40, surjen los primeros “dramas” o “Piezas” dramáticas musicales, y los “motes”, o versos políticos, escritos en la época de las elecciones, representados, sobre todo, por el poeta-motista José Fidelis da Costa.
El Mayor Pipiano, Antonio José Marinho, el hijo, comenzó a crear sus versos, musicados, a partir de la década del 50.

Texto de Francisco Fernandes Marinho

Formulario de contacto:

GUSTADO? ¡ENVIE PARA ALGUIEN!.