Ligeros y encantadores

Uno de los habitantes más apreciados en la Playa de Pipa son los ligeros y encantadores pica-flores. De diversos tamaños, colores y formas, estas aves miden en media de seis a doce centímetros de largura y que pesan de dos a seis gramos.


El pico fino y largo con formato que varía de acuerdo con la especie y adaptado al formato de la flor por ser la base de alimentación de cada tipo de pica-flor. La lengua bifurcada es otra característica común, ella se extiende para extraer la base más importante de su alimentación, el néctar de las flores.


Sua estructura ósea y muscular es adecuada a la rapidez y agilidad de su vuelo, extremamente leves, son las únicas aves que vuelan marcha atrás y permanecen parados en el aire en pleno vuelo sin utilizar corrientes de aire. Eso se debe a la forma y velocidad que sus alas se mueven, entre 60 y 80 veces por segundo.


Es un ave que no camina en el suelo por tener patas minúsculas, solamente capaz de agarrarse a pequeñas ramas, por eso su nido es compuesto por fibras vegetales, hojas, telas de araña, musgo y liquen con acabamiento impecable y delicado siempre colocados en lugares protegidos.


El tiempo de vida del ave es de 10 a 12 años y sus huevos demoran en torno de 15 días para incubar, 30 días más para dejar el nido. Son polígamos y el macho atrae a la hembra a través de un largo y característico trinado.


La alimentación es importante pues gastan mucha energía durante el vuelo, cerca de 90% é proveniente de los azucares del néctar de las flores, tales como savia y del “cipó-de-são-joão” y los 10% restantes son artrópodos, en particular moscas, arañas y hormigas.


Son adeptos al alimento artificial (bebederos), sin embargo se debe tomar mucho cuidado para no agredir o acarrear la muerte de esta frágil ave.


Es recomendado no utilizar agua encanada, miel o azúcares que provocan la fermentación y producción de hongos y bacterias, así como evitar la exposición solar, lavar todos los días y cambiar el líquido especial encontrado en tiendas de animales o pet shops, y también mantener los insectos lejos de esa fuente, cucarachas, hormigas y moscas tienen parasitas y hongos que infectan los bebederos.


Tal como la mayoría de las aves, el sentido del olfato no está muy desarrollado en los pica-flores; la visión, sin embargo, es muy apurada. Además de poder identificar colores, los pica-flores son de los pocos vertebrados capaces de detectar colores en el espectro ultravioleta.


El pica-flor es también conocido como colibrí, cuitelo, chupa-flor, chupa-miel, binga, guanambi, guinumbi, guainumbi y guanumbi, de la familia Trochilidae, incluye 108 géneros y 322 especies conocidas.


La mayor biodiversidad del grupo se encuentra en Brasil y Ecuador por ser vulnerables a las amenazas de preservación de su hábitat. Aquí en la playa de Pipa ellos son bastante presentes, las innúmeras especies viven entre las flores y bebederos esparcidos dan un show de belleza y encantamiento.

GUSTADO? ¡ENVIE PARA ALGUIEN!.

Vea También!

Orishas Pipa

Punto estratégico para la puesta del sol en Pipa

Buitre

Importante para el equilibrio ecológico